BLOG

Historias, Vivencias y Pensamientos por Antonio Argüelles

María Quinn

A principios de febrero recibí un correo de Stephen Miller, presidente de la Irish Long Distance Swimming Association, en donde me decía que en el mes de marzo se llevaría a cabo la ceremonia de entrega de certificados y medallas a todos los nadadores que habían completado el cruce del Canal del Norte en la temporada pasada. Cuando le comenté que me sería imposible asistir, me pidió que nombrara a un representante, cosa que, viviendo del otro lado del mundo, era complicada.

Dando vueltas al asunto, me vino a la mente el nombre de María Quinn, a quien conocí por Facebook. Durante toda la temporada de preparación para el nado del Canal del Norte me hizo comentarios positivos y, cada vez que le planteaba una pregunta acerca de las aguas del canal, me contestaba rápido y de forma amable. Nunca se me ocurrió preguntarle su nacionalidad. Asumí que tenía un padre anglo (Quinn) y probablemente una madre iberoamericana (María). 

Al verme en la encrucijada, le escribí para comentarle mi problema y pedir su apoyo. No tenía idea de cuál sería su reacción, pero preguntar no estaba de más. No acababa de transmitir el mensaje cuando ya tenía la respuesta: “Adelante, será un placer”.

Después de que María recogiera mi medalla, descubrí que ella había ganado una de las competencias más importantes y difíciles de ganar en Irlanda, el Liffey. Lo curioso del evento es que, en lugar de que todos los competidores salgan a la vez, se pretende que todos lleguen al mismo tiempo. Por tanto, entre más rápido eres, más tarde inicias la competencia. 

En 2011, a María le dieron un hándicap tan grande que era prácticamente imposible que tuviera éxito, pero aun así ganó. Logró hacerlo porque ese año la distancia fue más larga y los hándicaps buenos se percibieron como malos. Este sistema de desventajas juega también con la cabeza, pues una carrera se puede perder por desmotivación. Sin embargo, aunque María no creía tener opciones, ganó porque lo dio todo para conseguir un premio menor —el de mejor veterana—, el cual es adicional a los trofeos principales, que se otorgan a los diez primeros lugares.

Dado que Irlanda es tierra de hadas y leprechauns, María no descarta que An Liffey, el hada del río Liffey, haya influido en su victoria. Cuenta la leyenda que el hada elige a los ganadores: algunas veces lo hace para retribuirles el esfuerzo y otras simplemente para hacer una travesura a quien ha impuesto el hándicap. Con ayuda del hada o sin ella, no me quedó duda de que María debía ser una nadadora veloz. “¿Desde cuándo nadas?”, pregunté. “Desde que tengo 3 años —respondió—. Rita Pulido me llevaba a la playa”.

Poco a poco descubrí que María Quinn era en verdad María Quintanilla, una ingeniera española de las islas Canarias que reside en Irlanda. Sin embargo, cada vez que preguntaba algo sobre su carrera de nadadora, el nombre de Rita Pulido aparecía nuevamente.

Me llevé una sorpresa al enterarme de que Rita fue un prodigio de la natación española. Compitió en los Juegos Olímpicos de Roma y Tokio en los 100 y 200 metros libres. Su estilo en el agua era impecable y su belleza deslumbrante. Un día, mientras caminaba por la villa olímpica cubierta por una tradicional sombrilla japonesa, le tomaron una foto. Seguramente quedó asombrada al ver su imagen en el periódico de mayor circulación en Japón. Fue tal el revuelo que los medios la llamaron Miss Tokio 1964.

Comparto con todos mi medalla y certificado que acredita que crucé el Canal del Norte en 13 horas y 32 minutos. Además, ahora sabemos que hay una española nadando y ganando eventos en Irlanda y conocimos a una de las leyendas de la natación española.

 

Del último cruce y otras cosas más importantes

Octubre 3, 2017

Hace dos meses logré cruzar el Canal del Norte y, con ello, terminar el reto de los Siete Mares. Así, al igual que seguramente todos nosotros, en el transcurso de las últimas semanas he vivido un cúmulo de emociones, que en mi caso van desde la incredulidad hasta la tristeza.

Sin lugar a dudas, el temblor que azotó a la Ciudad de México nuevamente el 19 de septiembre fue el evento más relevante en semanas recientes y en mucho tiempo. En unos cuantos segundos, a lo largo de la ciudad  —uno de los centros urbanos más importantes del planeta—la fuerza de la naturaleza arrasó con casas, edificios y centros educativos. Miles de personas se quedaron sin vivienda, miles de estudiantes sin un espacio escolar. Faltan semanas, incluso meses, para que niños y jóvenes regresen a la normalidad y cuenten con un espacio para sus estudios. Falta mucho más tiempo aún para que quienes perdieron su vivienda regresen a su vez a su propia normalidad y cuenten con un nuevo hogar.

Es tu decisión

Agosto 7, 2017

La primera vez que me entrevisté con Quinton Nelson, el capitán de mi embarcación, la química fluyó. Convenimos vernos el primer día de la ventana para evaluar nuestras posibilidades. Hombre de pocas palabras, una vez hechas las presentaciones me dijo: “No se ve nada de aquí al martes. Hablamos el lunes en la tarde a las 18 horas y te digo si podremos salir.”

La ofrenda

Agosto 1, 2017

La idea de llevar agua de las orillas del South End Rowing Club de San Francisco y de Las Estacas, en México, surgió de mi convicción de que nunca vences al mar, sino que él te permite hacer los cruces. Consciente de que de todos lo cruces éste iba a ser el más difícil, tomé la decisión de recolectar agua de ambos lugares y traerla a Irlanda.

El mago*

Julio 30, 2017

Hoy en la mañana realicé mi último entrenamiento largo. Anoche acordamos que sería un afloje de una hora; nada de cambios de ritmo ni paso de cruce. Sólo relajamiento y concentración en lo que puede venir. El cielo estaba despejado, se veían las estrellas y el sol iba subiendo.

Un día raro

Julio 26, 2017

En mi infancia, antes de ser pirata o nadador monté mucho a caballo. El bisabuelo Miguel Ángel tenía una cuadra de caballos y me imagino que soñaba con que me convirtiera en charro como él. 

Aclimatación

Julio 24, 2017

El objetivo de llegar a Donaghadee diez días antes del inicio de mi ventana es para aclimatarme al frío del agua. Todos los nadadores que conozco y que han venido a intentar el cruce me lo recomendaron ampliamente. Cuánta razón tenían.

Donaghadee

Julio 21, 2017

Este pintoresco pueblito será nuestra casa durante los próximos 20 días. Se encuentra a 25 minutos del aeropuerto George Best en Belfast y tiene una población de 6,869 habitantes. Es famoso por su faro y su puerto, que datan del siglo XVII, y durante siglos ha dado refugio a barcos haciendo el viaje entre Irlanda y Escocia. Sus puntos de interés, la iglesia y Moat (fosa), se recorren en 30 minutos. Sin embargo, lo que más me llamó la atención es la cantidad de salones de belleza que tiene el lugar.

El mapache

Julio 6, 2017

A partir de hoy faltan cuatro semanas para que inicie mi ventana y pueda intentar el cruce del Canal del Norte. Mientras tanto, las lluvias veraniegas azotan La Ciudad de México. Todas las noches llueve: nos dormimos con lluvia, amanecemos con lluvia.

El jueves por la noche el cielo se caía. En las colinas del Ajusco, donde vivimos, la fuerza del agua retumbaba sobre el techo de vidrio. Me despierto. No puedo conciliar el sueño.

Galería de Fotos

Archivos Blog

Búsqueda Avanzada

Twitter